Nos escribe Daniel R. M.

Para mi conocer a Grau Soler ha sido sencillamente mi salvación.

Después de sufrir graves amputaciones en los dedos de manos y pies y con la moral por los suelos encontrar una Ortopedia donde desde el primer momento entiendan como eres y lo que realmente necesitas es muy difícil, con Grau Soler todo fue sencillo. Desde el primer día, tanto Bea como todo el equipo se volcaron en que pudiese volver a sentirme persona. Me fabricaron mi primera mano biónica de la empresa Touch Bionics, los principios fueron muy complicados por los grandes fallos técnicos que nos daba la mano, a cada fallo respuesta INMEDIATA de Grau Soler. Donde ellos podían llegar llegaban de sobras. Siempre de interlocutores entre la fábrica y el paciente, y por supuesto siempre apoyándome a mí. 

El nivel altísimo de sus técnicos ha sido básico para que el hecho de llevar una mano biónica no haya sido tan complicado.

De esto han pasado casi 4 años y otra mano nueva, sin que el apoyo, empatía y resolución de este gran grupo de PROFESIONALES haya menguado lo mas mínimo.

¡Con sinceridad, muchas gracias al Sr. Camós, Bea Camós, Jesus, Manel, Toni, Santi y todo el equipazo que forma Grau Soler!

Daniel R.M.
Daniel R.M.